fbpx

¿Por qué se sacan las muelas del juicio?

En una gran mayoría, las muelas del juicio no causan problema. Sin embargo, hay situaciones que pueden presentarse y que requieran de la extracción de estas piezas dentales. Los especialistas dentistas de Zaragoza te mostramos cuándo es necesario sacar muelas del juicio, y cómo se hace el procedimiento.

¿Qué son las muelas del juicio?

La dentición de un ser humano se realiza de forma paulatina desde la niñez a la adultez. Van apareciendo unas piezas, que luego son reemplazadas por otras definitivas. A muelas de juicio se les conoce a los terceros molares, muelas adultas que erupcionan en el adulto, y que quedan en la zona posterior de la boca, o quedan retenidas por el poco espacio existente.

Alrededor del 20 % de las personas no tiene estas muelas, lo que no supone un problema de salud. Ahora bien, los terceros molares pueden generar síntomas o predisponer a ciertas situaciones, por lo que quizás sea necesaria su extracción planificada.

¿Cuándo se debe extraer la muela del juicio?

La decisión de quitarse las muelas del juicio puede deberse a diversas circunstancias, desde la presencia de dolores frecuentes, infecciones dentales u otras circunstancias que detallamos a continuación:

Dolor en la muela del juicio

Cuando causan las muelas del juicio dolor, lo más recomendable sería extraerlas. Estas molestias se deben a que estas muelas han quedado retenidas a medida que crecieron, generando problemas como inflamación en los tejidos adyacentes. La erupción inadecuada de las cordales puede generar dolor en otras zonas del cuerpo, como la cabeza, cuello u oído. Si esto sucede, el dentista recomendará una pronta extracción. Si quieres saber cómo aliviar el dolor de muelas, también tenemos un post sobre ello.

dolor en la muela del juicio

Muela del juicio infectada

Los tejidos inflamados alrededor de la muela no son la única causa de extracción de muelas. Si el dentista nota una muela del juicio infectada, indicará tratamiento antibiótico antes de realizar el procedimiento para sacar las piezas dentales. De esta manera, no se esparcirá la infección a otros tejidos, y la recuperación tras la extracción será exitosa.

Muela del juicio con caries

Como las muelas de juicio están ubicadas en un área de difícil acceso, cepillarlas no es tan sencillo. La higiene inadecuada de estas piezas dentales puede ocasionar que los ácidos y azúcares las erosionen. Por eso, en la revisión odontológica, el profesional buscará caries dentales en las cordales, pues si no se extraen pueden presentar necrosis pulpar.

Muela del juicio torcida

Cuando está una muela del juicio saliendo, puede comenzar a crecer en una posición difícil. Es posible que el ángulo de crecimiento no sea lineal, ocasionando una muela torcida que puede presionar dientes vecinos. Para evitar problemas de oclusión bucodental, rotación dentaria u otros problemas por la erupción de muelas de juicio inadecuada, es mejor extraerlas. Si este es tu caso, y tus dientes se han movido de lugar, siempre puedes recurrir a la ortodoncia dental para colocar los dientes en su sitio.

Lesiones tumorales en mandíbula

En caso de que una persona presente un tumor o quiste en el área mandibular, será necesario quitar las muelas de juicio. De esta manera, se desahoga la zona para lograr el tratamiento adecuado para el tumor, en caso de poder extraerse. Además, se facilita el cierre y apertura normal del maxilar inferior.

Procedimiento de extracción de la muela del juicio

Antes de la extracción muela del juicio, el dentista evaluará el caso con exámenes complementarios. Se solicitará la realización de Rayos X panorámica, a través de la cual se podrá determinar la posición de la muela y qué tan complejo será el acceso para poder realizar su extracción.

El día de la intervención, se colocará anestesia local si el procedimiento a realizar es sencillo. Si este es tu caso, y quieres conocer más acerca de la anestesia en el dentista, lee nuestro post abordando el tema. Sin embargo, algunos casos pueden requerir sedación o anestesia general, por ejemplo cuando:

  • Deban extraerse las cuatro muelas de juicio.
  • Exista debilitamiento de la mandíbula, lo que pueda exponer a fracturas del hueso.
  • La persona tenga condiciones de salud que le pongan en riesgo durante la extracción.
  • Si existe riesgo de hemorragias, ha de realizarse el procedimiento en el hospital.

Los profesionales de la odontología pueden hacer una extracción sencilla, cuando las muelas están fuera. En caso de que las muelas estén parcialmente enterradas, se podrá extraer la cordal a través de una microcirugía. Y si la pieza dental está completamente hundida, habrá que hacer una cirugía para acceder a la zona subgingival. Cada caso es diferente, así que será el dentista quien recomendará cuál procedimiento seguir.

 

¿Duele la extracción de la muela del juicio?

No hay posibilidad de que al extraer una muela de juicio sientas dolor. Al realizar el procedimiento, el dentista se asegurará de colocar anestesia, sea local o general, dependiendo del caso. Después, se indicará tratamiento analgésico y antiinflamatorio durante el postoperatorio, así que las molestias tras la extracción serán mínimas.

¿Cuánto vale sacarse las muelas del juicio?

No hay un precio único para la extracción de las muelas de juicio, pues cada caso es diferente e implicará una técnica distinta. El costo del procedimiento implica si se hará una extracción simple, o si el dentista tenga que realizar una cirugía bajo anestesia general y hospitalización. Puedes solicitar un presupuesto a tu dentista de la Clínica Cardona, para que compruebes que no encontrarás precios más asequibles en Zaragoza y otras zonas de España.

Postoperatorio de la extracción de las cordales

Es posible que después que te saquen las cordales, sientas algunas molestias como adormecimiento de la zona, náuseas o vómitos asociados a la anestesia. Sin embargo, estas molestias desaparecerán en un período de horas.

El dentista colocará una gasa compresiva en la herida de las cordales, para que se obstruya y el sangrado se detenga. Además, te recomendará reemplazar este apósito cada cierto tiempo, hasta que cese de manera definitiva la hemorragia.

La zona de las mejillas se inflamará, pueden aparecer hematomas cuando el procedimiento ha sido muy brusco, por la dificultad del acceso. Sin embargo, con el paso de los días disminuirá la inflamación y ya no tendrás dificultad en el cierre y apertura de la boca.

Para lograr una recuperación adecuada, lo más recomendable es seguir las indicaciones del dentista; algunas pueden ser:

  • No realizar enjuagues bucales durante un período de 24 horas.
  • Después de las 24 horas, el dentista indicará enjuagues suaves con agua y sal, que pueden disminuir el riesgo de colonización de bacterias y posterior infección.
  • Comer alimentos blandos y fríos, además de evitar los que requieran esfuerzo durante la masticación y calientes.
  • Terapia con hielo para la inflamación.
  • Reposo durante unos días, lo que implica evitar esfuerzos físicos.
  • Evitar hábitos como el tabaco y alcohol.
  • Mantener una higiene adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *